Valdés inauguró la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Escuela, duplicando su capacidad

23 octubre , 2020

Con el objetivo de fortalecer el sistema sanitario de Corrientes, el gobernador Gustavo Valdés inauguró la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Escuela “General José F. de San Martín” de esta Capital, duplicando así la capacidad del área. Remarcó que en la Provincia el 85% de la salud es pública y por eso se hacen “las obras que necesitamos” en el sector, sumando equipamiento y tecnología de punta para mejorar la atención.

Solamente cuando aportamos el esfuerzo conjunto, se pueden tener logros”, dijo el primer Mandatario al tomar la palabra respecto a los trabajos finalizados en el nosocomio. Recordó que tiempo atrás, le informaban que aproximadamente 200 mil personas pasaban anualmente por este Hospital, lo que significaría que “el 20% de la población de Corrientes está siendo asistida aquí”.

Por otra parte, hizo referencia a la Dirección de Infraestructura Hospitalaria, creada en el seno del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Provincia, “donde nosotros podamos diseñar obras que son diferentes, que tienen tecnología propia y que cada vez requieren más complejidades no solamente para la Terapia Intensiva, sino también en otras áreas”.

Además, “quiero agradecer a la arquitectura humana de la calidad profesional que tiene el Ministerio de Salud Pública y el diseño de las políticas que tenemos que llevar adelante, porque en el medio de lo que hoy estamos inaugurando tuvimos que construir en tan solo 3 meses un Hospital de Campaña, donde centralizamos la atención COVID, es decir que generamos 300 unidades de terapia intensiva a través de un esfuerzo económico enorme”, expresó Valdés. Asimismo aseguró que “vamos a seguir avanzando hacia nuevas etapas que necesita este nosocomio, como todo lo que tiene que ver con quirófano y el sector de Emergencia”, y “la inversión que estamos por hacer en los otros hospitales, como el Vidal, el Llano, y el resto de los centros de salud de la Provincia”.

19 camas adicionales

La obra consistió en intervenir el sector de planta alta del Hospital Escuela. Para desarrollar la UTI, se refaccionaron 760 metros cuadrados.

El sector amplió su capacidad con 19 camas adicionales, un box para aislamiento con baño privado, una estación central de enfermería con visibilidad directa a todas las camas y dos estaciones auxiliares, e instalaciones sanitarias. Las camas cuentan con cabezal de gases y se destinaron dos áreas centrales para la colocación de los equipos especiales.

Consta de 19 puestos equipados con monitoreo centralizado de funciones vitales e instalación de cámaras. Dispone de área de Servicios, de Kinesiología, Laboratorio de Urgencias, Sala de Estudio de Neurocirugía. Dormitorios médicos, y oficina de jefatura.

Además el Ministerio de Salud Pública dispuso del siguiente equipamiento: 19 respiradores, 15 monitores multiparamétricos, una cama especial para ablaciones donada por el Rotary Club, un electrocardiógrafo, 20 sillas, 18 camas de auto eléctricas, 18 bombas de infusión, una central de monitoreo. También se llevó a cabo la instalación de cableado general de red que comprende 30 cámaras, 4 televisores, computadoras, entre otros.

“Esta inauguración tiene una importancia superlativa para la salud pública”, dijo a manera de introducción el ministro de Obras Públicas, Claudio Polich, al expresar sus palabras durante el acto. El funcionario provincial subrayó “todo lo que significa el Hospital Escuela para Corrientes”, considerando que es importante no solo inaugurar estas obras que corresponden a la Terapia Intensiva, sino seguir acompañando su crecimiento y fortalecerlo gracias al fuerte compromiso del Gobierno provincial.

Seguidamente, el Ministro hizo un reconocimiento público a todo el personal de la cartera a su cargo y en particular a la recientemente creada área de Infraestructura Hospitalaria, que es la que realiza la valoración sobre las necesidades edilicias en el sistema de salud, e hizo extensivo el mismo a las empresas contratistas que trabajaron sin parar, más allá de las complicaciones surgidas por los avatares económicos.