Valdés presentó los respiradores de transición y destacó que “cuando los correntinos nos unimos, hacemos grandes cosas”

13 mayo , 2020

En el Hospital de Campaña Hogar Escuela fueron presentados los dispositivos para la atención de la emergencia COVID-19, validado en sus funciones específicas por la comunidad terapéutica. El mandatario valoró la articulación entre las universidades del Nordeste, de Rosario y la firma INVENTU, además del aporte de empresarios locales, y aseguró que en 30 días, Corrientes va a producir 100 respiradores. También, formalizó la creación de la Comisión Técnica Provincial de Evaluación de Tecnología de Salud.

En otro paso más en la lucha contra la pandemia del Coronavirus, el Gobernador Gustavo Valdés encabezó en el Hospital de Campaña Hogar Escuela, la presentación de los respiradores de transición para emergencias COVID-19, dispositivos que fueron ensamblados por profesores y estudiantes de la facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional del Nordeste. Asimismo, el mandatario anunció en la oportunidad la creación de la Comisión Técnica Provincial de Evaluación de Tecnología de Salud.

Además, aseguró que habrá un reconocimiento económico para los voluntarios que trabajaron haciendo realidad el proyecto, es decir ingenieros, técnicos y profesores y que se otorgarán becas de finalización de estudios para los estudiantes involucrados.

Respecto a los respiradores, la iniciativa apuntó a la fabricación de respiradores utilizando componentes industriales de grado sanitario, puesto que los componentes medicinales industriales escasean en todo el mundo.

El Gobierno se puso en contacto con ingenieros y estudiantes de la UNNE -precisamente de la Facultad de Ciencias Exactas- y juntos estudiaron cómo hacerlo. Se diseñó un prototipo que fue aprobado por el Comité de Crisis, se consiguió el financiamiento de empresas del medio y en pocos días se produjeron 10 respiradores, número que ascenderá a 100 en en el lapso de 30 días.

El proyecto, denominado “Un respiro”fue posible gracias a un esfuerzo conjunto de la Provincia, con y Universidad Nacional de Rosario y la empresa INVENTU, creadora de los prototipos de ventiladores de transición.

Gobernador Valdés

“Cuando los correntinos nos unimos hacemos cosas grandes”, comenzó el gobernador, resaltando la solidaridad de distintos sectores para llevar adelante los proyectos sanitarios.

Valdés recordó en este contexto que “tomamos la decisión política de hacer una inversión en grande para estar preparados, y hemos conseguido 100 respiradores”, rememorando que “no podíamos comprarlos, valían entre 10mil y 50mil dólares, con turnos de 60 a 90 días para tenerlos”.

En este sentido, el mandatario agregó que “la solución llegó de la mano de la firma Inventu, auspiciado por la Universidad de Rosario”, por lo que solicitó a los presentes un fuerte aplauso para su representante, Simón Carpan, “por el diseño de estas máquinas”.

“En tiempos de pandemia la plata no importa”, consideró el jefe de estado correntino, subrayando que “los diseños se comparten públicamente”, a la vez que enumeró que la Provincia produce 80mil litros de alcohol en gel para quienes tienen menos recursos, tiene un programa de voluntariado para formar a 300 personas, como personal de apoyo necesario para el hospital, y fabrica máscaras de seguridad con impresoras 3d”. Además, recalcó que la Facultad de Ciencias Exactas diseñó un tablero de control para el seguimiento de la pandemia.

Por otra parte, Valdés destacó la participación del sector empresarial local ante la coyuntura. “Nos manifestaron su disponibilidad y querían acompañar, por lo que la Provincia puso un 50 por ciento en cuanto a aporte de recursos, y los empresarios pusieron el otro 50 para llevar adelante este proyecto”.

Seguidamente, el gobernador adelantó que “en 30 días Corrientes va a producir 100 respiradores para poner a disposición de los correntinos, y de las provincias que lo requieran”, señalando la calidad de los mismos, ya que fueron probados por el Instituto de Cardiología, el Ministerio de Salud, especialistas y la Facultad de Medicina.

Reconocimiento a voluntarios y estudiantes

“Vamos a estar reconociendo a 29 alumnos y profesores que han logrado estos respiradores, por lo que le daremos un bono económico a los trabajadores, y a los estudiantes, una beca de finalización de estudios, solventados por la Provincia”, anunció el mandatario, materializando el reconocimiento a la comunidad educativa por su labor desinteresada ante la situación.

Proyecto “Un respiro”

La Universidad Nacional del Nordeste en un esfuerzo conjunto entre el Gobierno de la provincia de Corrientes, y el acompañamiento de empresarios locales, decidió emprender un camino de colaboración con la Universidad Nacional de Rosario y la empresa INVENTU, desarrolladores del proyecto “Un respiro” que tuvo por objetivo desarrollar un Ventilador de Transición para emergencias COVID19.

La decisión de alianza local entre el Gobierno y la alta casa de Estudios de nuestra provincia, fue conocer en profundidad el desarrollo para producir estos ventiladores para la potencial demanda ocasionadas por la pandemia.

Para ello, representantes de “Un Respiro Inventu / UNR” se llegaron hasta Corrientes y junto a los los profesionales locales, aportaron los conocimientos necesarios para que el dispositivo médico pueda producirse en nuestra ciudad, y también tenga un servicio local de mantenimiento.

Esta iniciativa es el reflejo de la colaboración entre Universidades Nacionales de nuestro sistema, que como en tantas otras oportunidades comparten conocimientos y colaboran para el desarrollo tecnológico que las sociedades de nuestro país necesitan, y mas particularmente en el contexto de esta pandemia que nos afecta globalmente.

La Universidad Nacional de Rosario junto a la Empresa INVENTU, se comprometieron públicamente para avanzar en un desarrollo con 6 objetivos claros:

Desarrollar rápidamente un ventilador con funciones específicas para ventilar emergencias respiratorias derivadas del coronavirus.

Que constituya un dispositivo de bajo costo.

Que cumpla con los requerimientos médicos para el tratamiento de pacientes afectados por el COVID 19.

Que sea capaz de ser producido en escala para abordar exitosamente la demanda nacional que se puede desprender de un potencial incremento de los casos registrados.

Que ponga sus planos a disposición del mundo, como así también las especificaciones técnicas y las listas de componentes industriales que permitan fabricarlo libremente por personal calificado en cualquier rincón del planeta.

Que sea confiable, seguro y fácil de utilizar.

Ese proceso, ni bien iniciado, fue sumando voluntades, instituciones y profesionales de la salud que nutrieron colectivamente el desarrollo.

A la Universidad Nacional de Rosario, impulsora del proyecto, se sumaron otras instituciones educativas como la Universidad del Gran Rosario aportando el conocimiento de kinesiólogos expertos en respiración mecánica, que junto a los profesionales de la Salud Pública de la Provincia de Santa Fe y la Municipalidad de Rosario, aportaron el conocimiento teórico y empírico de sus Unidades de Terapia Intensiva. También fueron partícipes fundamentales los profesionales de la Asociación Rosarina de Anestesiología, aportando médicos, instalaciones y tecnología para garantizar ensayos y simulaciones que permitieron confrontar el ventilador con situaciones de conflictos respiratorios; y actores muy relevantes de la comunidad terapéutica y sanatorios privados de la ciudad de Rosario, con sus devoluciones, consejos y experiencia.

Este es un proyecto de sinergias, donde la empresa INVENTU logró sintetizar, interpretar y asimilar las demandas de los usuarios profesionales, para ofrecer soluciones tecnológicas acordes a la necesidad planteada y a los objetivos propuestos, avanzando en distintas etapas que fueron sumando complejidad, desafíos tecnológicos y clínicos, y permitieron lograr la seguridad y confiabilidad del equipo.

El trabajo continuó en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde al acompañamiento de las instituciones descriptas, el proyecto sumó el compromiso de actores ministeriales logrando así la sinergia de los 3 niveles del Estado.

El trabajo desarrollado en CABA tuvo una primera instancia en la AAARBA (Asosiación de Anestesia, Analgesia y recuperación de Buenos Aires), donde junto a profesionales de esa institución científica, y referentes de la SATI (Sociedad Argentina de Terapia Intensiva), se realizó la etapa final del desarrollo incorporando ajustes y sugerencias para garantizar la solidez del equipo y encontrar en las pruebas realizadas la seguridad del dispositivo, que fue expuesto a exhaustivas pruebas de exigencia respiratorias.

El paso final se desarrolló ante los profesionales de la Salud del Hospital El Cruce, que evaluaron el equipo en una simulación y realizaron los aportes finales en el Laboratorio de Ingeniería Clínica del Hospital para validar finalmente sus funciones.

En todos estos pasos, fue central la logística y el acompañamiento de Fabricaciones Militares recorriendo distintas ciudades de nuestro país en busca de componentes, y llevándonos junto al Ventiladores para realizar los test de validación clínica, como así también la mirada técnica de sus profesionales.

La empresa destacó la solidaridad y el compromiso de empresarios locales, ingenieros de todas las especialidades y técnicos que colmaron de aportes, visiones y conocimientos al proyecto.

Luego de días de arduo trabajo y un enorme compromiso colectivo, se logró fabricar un Ventilador de transición con afectación específica a la atención de la emergencia derivada de un potencial incremento de los casos registrados, que da cuenta del objetivo inicial propuesto:

Podrán producirse decenas de unidades por semana con componentes industriales que están a disposición.

El personal médico no necesitará ser experto en respiración mecánica para ponerlo en funcionamiento.

Es un soporte de vida robusto, seguro y confiable que puede utilizarse en hospitales y sanatorios, como así también en hospitales de campaña.

Tendrá tutoriales desarrollados por profesionales de la salud para las y los profesionales usuarios.

#UnRespiro, un ventilador de transición para la atención de la emergencia COVID19, validado en sus funciones específicas y particulares por la comunidad terapéutica, está a disposición de las autoridades sanitarias de la provincia de Corrientes, a partir de una colaboración entre la Universidad Nacional de Rosario y la Universidad Nacional de Nordeste.